Tu hijo, un espejo de tu sombra

01El inconsciente de los niños, como bien han puesto de manifiesto diversos autores, está ligado al campo emocional de sus padres, y así refleja el inconsciente de sus progenitores, especialmente hasta que los niños alcanzan la pubertad. Sus enfermedades, sus síntomas, sus problemas o simplemente sus conductas son una representación simbólica del inconsciente, tanto de la madre, como del padre, porque el niño está ligado al campo emocional de ambos haciendo de espejo.

Maestro, no solamente es aquel que enseña directamente pero también de forma indirecta. Quizá nosotros como padres enseñamos intencionadamente desde nuestro conocimiento y sabiduría, los niños nos enseñan inconscientemente sin ni siquiera poner la intención de hacerlo. Por lo tanto, los niños son pequeños maestros, ellos son una fuente de aprendizaje que ayudan diariamente a sus padres a evolucionar y confrontar a la sombra.

¿Qué es el inconsciente?

La psique humana, se asemeja simbólicamente a un iceberg como Sigmund Freud difundió. Desde la superficie, observamos la punta del iceberg; lo que no podemos ver a simple vista es todo el hielo que se encuentra debajo, pero sin embargo todo forma una sola pieza. Así es la psique, aquello que conocemos y vemos representa el consciente y lo que no podemos ver porque se encuentra camuflado es el inconsciente formando así la mayor parte de la psique.

El inconsciente, es el mayor responsable de nuestros actos, nuestras conductas o de la toma de nuestras decisiones. No solamente tiñe nuestro comportamiento sino también nuestro pensamiento, y nuestras cogniciones llevando las riendas de nuestra vida, sin ni siquiera darnos cuenta. Pensamos tener el control de nuestra vida, pero solamente tenemos el verdadero control, cuando entendemos el inconsciente y su modo de actuar.

¿Qué es la sombra?

La sombra, son el conjunto de todos aquellos rasgos de nuestra personalidad que no queremos reconocer en nosotros mismos, que no vemos o que ni siquiera sabemos que existen, pero que en cambio vemos reflejados en los demás, como Carl Jung nos da a entender. Encontrarnos con nuestra sombra, aunque no agradable, es tremendamente sanador no solamente para conocernos mejor, sino porque así conseguiremos reconocerla cuando aparece tanto en el presente como en el futuro porque poniendo la consciencia conseguimos finalmente suprimirla.

¿Cómo nos enseñan nuestros hijos?

La vida, nos está dando una oportunidad de sanar todo aquello que está en el cajón de la sombra a través de los hijos, como a través de otras muchas situaciones a lo largo de la vida. Serán ellos los responsables de representar todo eso, para darnos la oportunidad de sanar. Aunque pensamos que como padres somos nosotros quienes enseñamos a nuestros hijos, podemos apreciar que no es así realmente, nosotros les enseñamos desde el consciente, conceptos y conocimientos, pero al mismo tiempo ellos nos están dando también una lección, pero en éste caso una lección de vida, aunque eso si sin ni siquiera saberlo y todavía más importante, dejándose guiar lo más oculto de su psique.

¿Cómo hacen de espejo nuestros hijos y qué reflejan?

Antes de la pubertad, los niños están ligados al campo emocional de los padres o cuidadores primarios. Padres e hijos, al estar vinculados emocionalmente o fusionados, funcionan como un solo engranaje en los primeros años de la vida del niño. Todo lo que le sucede a éste, está vinculado por lo tanto a los padres.

Es por ello que ante cada síntoma, problema o enfermedad que el niño manifieste, nos debemos preguntar, ¿qué me está queriendo decir mi hijo con éste síntoma? Cierto es, que la información está codificada, pero es tremendamente sanador si conseguimos descodificarla y descubrir que es lo que el niño nos está pidiendo a nivel inconsciente, porque el niño está comunicando lo que no puede expresar de otra forma. Por ejemplo, un niño que no digiere bien la comida y tiene problemas estomacales, nos está diciendo que algo no se está digiriendo bien. ¿Qué no podemos digerir bien? ¿Tenemos problemas de pareja, laborales o personales que nos cuesta digerir? Quizá, solamente sea un niño, pero a través de su cuerpo se está comunicando con nosotros.

A través de la psicopatología infantil, las enfermedades psicológicas, también se puede estar escenificando parte de la sombra de los padres. Si por ejemplo, si tenemos a unos padres o al menos uno de ellos, que no tiene los pies en la tierra, refugiándose en el mundo de la fantasía o negando la realidad, puede que nuestro hijo sea hiperactivo. O hagámonos la pregunta al revés, ¿qué me estará diciendo la hiperactividad o de la depresión de mi hijo de solamente seis años? ¿en qué medida no está escenificando un problema que tengo yo? Cuando indagamos en el inconsciente, podemos encontrar las respuestas a todas éstas preguntas y si esto lo sanan los padres, el niño se libera del problema, porque así funciona el sistema familiar. En consulta me encuentro constantemente a padres, atónitos de descubrir aquellos rasgos de ellos mismos que no se permitían ver y que a su vez se camuflaba detrás de la enfermedad de sus descendientes. Es increíble observar como descifrando y descodificando el inconsciente y mostrándose a los padres, que si ellos aceptan su sombra y la reconocen, consiguen sanarse y también rescatar a sus hijos de dicha sombra. Cuando la sombra se hace consciente deja de martirizarnos y de perseguirnos y en cambio sanamos.

A través de la conducta, también podemos ver reflejada la sombra. A través de una conducta desafiante o por ejemplo a través de una conducta agresiva entre otras muchas. La pregunta aquí sería ¿cómo vivo yo la autoridad? ¿a quién le estoy dando mi poder? ¿estoy reprimiendo mi agresividad? ¿qué me produce ira, rabia o frustración?. Éstas son solamente algunas de las preguntas que se pueden plantear para rastrear la problemática.

Como hemos podido apreciar, la sombra no solamente se escenifica a través de la sintomatología física, sino también psíquica, o a través de la conducta, pero todas ellas las reflejan nuestros hijos a diario y todas forman parte de la sombra de uno de los dos progenitores o cuidadores primarios.

¿Cuál es la diferencia entre la sombra de los padres y la sombra del sistema familiar?

Cuando los niños alcanzan la adolescencia, inconscientemente seguirán reflejando patrones de la sombra del sistema familiar. Una cosa, es la sombra de los padres, que representan los hijos cuando están ligados al campo emocional de éstos y otra diferente es la sombra del sistema familiar. Cuando hay mentiras, cuando se oculta la verdad, estamos metiendo esa información en el cajón de la sombra y es lo que nuestros hijos adolescentes o adultos pueden estar escenificando a través de sus relaciones de pareja, amistades o trabajos entre otros. Al igual que en la pubertad los hijos se desvinculan del inconsciente de los padres, durante la adolescencia pueden darle la bienvenida a la sombra del sistema familiar que de no ser sanada se reflejará también durante la edad adulta, como suele suceder de no haber hecho un proceso de sanación a nivel personal.

¿Cómo familiarizarnos con la sombra?

Es muy complicado ver aquello que no queremos ver en nosotros mismos, pero en cambio personas ajenas si pueden identificarla con mayor facilidad. Nuestras parejas, amistades o familiares diariamente ya hacen una muy buena función en ésta ardua tarea y con ellos descubrimos mucho de nuestra sombra a través de los conflictos sobre todo. Bien es cierto, que solamente la veremos si reconocemos los errores o nos hacen verlos, porque la otra opción es proyectar hacia el exterior la sombra y así liberarnos de la culpa en ésta batalla, pensando que no va con nosotros y que simplemente es algo que viene de serie con nuestra pareja o con nuestros amigos eximiéndonos nosotros de toda responsabilidad.

Dado que nuestros amigos, parejas o familiares no son profesionales y también pueden estar actuando de la misma forma, nace todavía un conflicto mayor. Aquí es donde entran en juego los profesionales especializados en el inconsciente, para hacer de espejo y mostrarle a la persona qué es lo que está pasando y causando el conflicto desde el origen, para así entender que rasgos son nuestros y cuáles son de la persona, y así realizar un viaje hacia el interior, sabiendo realmente quiénes somos.

Es aconsejable, siempre reconocer la sombra, por muy duro que sea lo que vemos, aceptémoslo. El problema viene cuando no nos amamos lo suficiente como para poder aceptar los defectos buscando justificaciones y así nace el autoengaño. Creemos que eso nos hunde todavía más, pero en el fondo estamos encontrando un regalo, dado que al conocernos mejor nuestra vida cambia y conseguimos amarnos con el lado positivo, pero también el negativo. Tan importante es ver todo lo negativo que no reconocemos en nosotros mismos como todo lo positivo que admiramos en los demás y que realmente nosotros también tenemos, pero que tampoco reconocemos porque todo ello forma nuestra sombra, para bien o para mal y en definitiva forma parte de cada una de las personas.

Marta Cela