Terapia de pareja

Metodología

En la terapia de pareja, el terapeuta acompaña a la pareja durante un momento difícil donde se plantea en muchas ocasiones una separación o divorcio, con la finalidad de ayudarles a solucionar los conflictos latentes, pero no tan aparentes a simple vista que están haciendo que la relación de pareja no funcione como se desea.

La terapia de pareja, también puede ir orientada a tener una relación de pareja consciente, realizando un proceso de crecimiento personal en pareja, siendo compañeros del camino.

14 - 1 (7)

Preguntas frecuentes

¿Cuándo acudir a una terapia de pareja?

  • Existencia de conflictos

Es aconsejable acudir a una terapia de pareja, cuando los momentos en pareja conflictivos, superan a los positivos, es decir cuando los conflictos en pareja, los problemas, las discusiones o malentendidos, generan un malestar significativo en los dos miembros de la pareja.

  • Crecimiento personal en pareja

También, se puede acudir a una terapia de pareja con la finalidad de aprender a tener una relación de pareja consciente, de tal forma que lo que antes eran conflictos, problemas, discusiones, malentendidos o discrepancias, se puedan convertir en un acercamiento y en una unión mucho mayor, consiguiendo así una relación de pareja más sana, sólida y feliz. La relación de pareja la entendemos entonces como una forma de crecer personalmente, pero compartiendo el camino con la persona amada.

Cada vez son más las parejas conscientes que han encontrando un compañero del camino, teniendo un crecimiento personal y unos procesos en paralelo.

¿Cuáles son los problemas más frecuentes que provocan los conflictos en la pareja? 

  • Los problemas de comunicación son los más frecuentes.
  • En la pareja proyectamos todo lo que no queremos ver de nosotros mismos, haciendo la pareja de un espejo del lado más sombrío de nuestra personalidad, concepto denominado Sombra por Carl Jung.
  • En otras muchas ocasiones, se escenifica el niño herido reclamándole a la pareja, lo que no nos entregamos a nosotros mismos y si el otro miembro de la pareja no actúa de forma adulta sino que se deja llevar también por sus heridas, se corre el riesgo de enzarzarnos en un conflictos de niño herido a niño herido.
  • No encontrar espacios para la pareja, también puede hacer que ésta vaya muriendo poco a poco.

Contacto

Si estás interesado en tener una sesión presencial puedes contactarnos a través del Tel. 629 65 96 28 o a través de [email protected]