La liberación a través de las Constelaciones Familiares

constelacionesLas constelaciones familiares son una magnífica herramienta terapéutica grupal orientada a la liberación del sistema familiar equilibrando el inconsciente y asimismo ordenando el sistema familiar. Le debemos a Bert Helllinger, la introducción de dicha técnica, donde un grupo de personas desconocidas realiza una escenificación teatral sistémica emocional, de una problemática o conflicto, situación o síntoma.

La liberación se culmina, gracias al grupo de personas que representa emocionalmente a los diferentes miembros de la familia, de tal forma que la persona que constela puede apreciar los desajustes sistémicos que dan respuesta a su pregunta o solución a la problemática, ordenando el sistema y devolviéndole su orden natural.

Por lo tanto, a través de dicha herramienta se consigue acceder al inconsciente y los participantes comienzan a sentir y a escenificar el conflicto a través de la comunicación no verbal. El constelador, guía la constelación, para que así permitir el acceso a la energía de liberación y que así se pueda mostrar el conflicto y solucionar a través de la aceptación y a través de la toma de consciencia que tiene lugar gracias a la constelación.

¿Cómo se produce la liberación?

A nivel sistémico, nos afectan de 5 a 6 generaciones atrás, cayendo nuestros sistemas sobre cada uno de nosotros. De forma inconsciente, arrastramos con todas aquellas situaciones o conflictos que no fueron resueltos en el pasado. A través de emociones que clasificamos como negativas porque generan sufrimiento, se empatiza o fideliza con los ancestros y las situaciones del pasado no dejando a dicha persona del sistema ir hacia su vida y poder vivir plenamente debido a la carga ancestral. Dicha fidelidad o empatía se hace por amor.

Las constelaciones familiares, permiten que se liberen los conflictos a través de la aceptación y tomando consciencia de lo que está ocurrido o su origen en el pasado. Además, a través de dicha herramienta, se vuelven a colocar los roles sistémicos, que tan importante son y se restablecen los órdenes del amor, donde los mayores nutren y cuidan de los pequeños y no viceversa como en muchas sistemas ocurre.

En numerosas ocasiones es suficiente una constelación para solucionar el conflicto, pero en algunas otras, aporta un mapa para seguir trabajando emocionalmente en el conflicto y que así se pueda resolver, dependiendo de casa situación, de cada sistema y de cada problemática.

¿Cuándo utilizar ésta herramienta?

Es conveniente utilizar ésta herramienta especialmente cuando una situación genera sufrimiento dado que está alternado a la persona en su vida cotidiana en algún nivel. El conflicto puede estar en alguno de los ámbitos de su vida, como puede ser a nivel físico, emocional, relacional, familiar o profesional.

Es aconsejable utilizar ésta herramienta como potenciador, paralelamente a un proceso personal dado que acelera mucho los procesos terapéuticos. Por otro lado, es ideal para tomar consciencia y solucionar alguna problemática en particular y no se desea iniciar un proceso terapéutico continuado. Se recomienda también especialmente cuando hay menores implicados, dado que es una herramienta a través de la cual les llega la liberación del sistema sin necesidad de que el menor acuda a una consulta.

¿Qué se puede constelar?

Realmente se puede constelar todo, excepto a personas que no han dado su consentimiento para ser consteladas, dado que sería una intromisión en su vida privada y los niños siempre que sean mayores de 18 años, no estando por lo tanto baja la tutela de un adulto.

Se puede constelar:

  • Enfermedades tanto físicas como psicológicas.
  • Síntomas físicos o psicológicos.
  • Hijos, siempre que sean menores y estén bajo la tutela de la persona que constela.
  • Temas abstractos, como puede ser la abundancia, la economía, la creatividad, la sexualidad, la espiritualidad, la alimentación, la maternidad, etc.
  • Arquetipos o patrones de conducta estables en el tiempo, como son el niño interior, la víctima o verdugo, el mártir o el vagabundo.
  • Todo tipo de relaciones, bien sean con una madre, padre, hermano, pareja o bien la relación con un jefe, con alguna institución como puede ser Hacienda.
  • También se pueden constelar proyectos, empresas, decisiones importantes, un cambio de colegio o un cambio de casa o la apertura de un negocio por ejemplo.
  • Se pueden constelar a las mascotas o animales de compañía, sus enfermedades o síntomas.
  • Temas más concretos, como accidentes de coche, golpes de todo tipo, ruptura de objetos en el hogar, etc.

Las constelaciones, por lo tanto, son una magnífica herramienta de liberación a nivel inconsciente, de todos aquellos síntomas, conflictos o desajustes que estén interfiriendo nuestra felicidad y por supuesto en la de nuestros hijos. Al no aceptar las emociones que se consideran “negativas” porque generan dolor, se rechazan generando sufrimiento. El camino que las constelaciones familliares abre, es un camino de aceptación y de toma de consciencia para potenciar la salud y el bienestar de la persona que constela. 

Marta Cela